Huellas Nómadas

NAMIBIA

Soledad salvaje

Adentrarse y recorrer Namibia, es lanzarse a explorar el segundo país con menor densidad de población de todo el planeta. Un territorio que te muestra la gran variedad de paisajes que puede contener la palabra desierto. Un país donde poder conocer la definición de soledad rodeado de horizontes de una belleza excepcional y degustando atardeceres de ensueño. Y donde además, la vida salvaje campa a sus anchas en parques nacionales tan importantes como Etosha, uno de los territorios protegidos más grandes del continente africano. Esta ruta nos llevará desde su capital y el desértico sur, uno de los desiertos más antiguos del planeta, el Namib con dunas rojizas de gran altura, a las sabanas del norte en busca de fauna salvaje, en una aventura en camping durmiendo en lugares inolvidables.

El orden de la ruta podría verse alterado. Se trata de un itinerario aproximado.

Llegaremos a la capital de este país sureño de África. Saldremos del aeropuerto y pondremos rumbo al sur, llegaremos hasta las estribaciones del gran desierto del Kalahari. Esta llanura de inhóspito territorio se extiende más de 930000 km2 y su territorio se distribuye en Namibia y sus vecinos Botswana y Sudáfrica. Kalahari significa “Gran Sed” o “lugar sin agua” debido a las pocas precipitaciones que caen en esta parte del planeta. Aun así, sus paisajes son fascinantes y su fauna es rica, con diferentes especies de antílopes, pequeños mamíferos, aves, incluso con poblaciones de leones en sus zonas más remotas y apartadas.

Es el lugar ideal para sumergirnos en las grandes llanuras y los grandes horizontes de este país, hecho de mar, de desierto, de montañas y sabana arbolada repleta de vida salvaje.

En la jornada de hoy pondremos rumbo a uno de los lugares más emblemáticos de este país. Se trata del paisaje que aparece por todas partes, al hablar de Namibia. Y es que este país posee el desierto más antiguo del mundo, y también el más bello y a la vez tétrico y misterioso. El Parque Nacional Namib Naukluft protege un gran territorio inexplorado, hecho de grandes dunas (las más altas del planeta) y valles secos, que ofrecen unas vistas sin parangón. 

Su puerta de entrada se sitúa en Sesriem, pequeña población a orillas de un paisaje inexplicable por el que deambulan a sus anchas antílopes como springbok y el emblemático óryx, animal de gran belleza, símbolo nacional de este país.

Veremos un atardecer de colores mágicos y tonos rojizos, en las dunas de Elim.

Arrancaremos bien pronto, para ver amanecer rodeados de imponentes dunas, que a primeras horas brillan y se encienden con una luz única. Caminaremos hasta la cima de algunas de estas dunas y descubriremos un mar de arena que se extiende hasta donde alcanzan los ojos. El lugar es tan bello como desolador. 

Nos adentraremos, después, en el valle muerto de Sossusvlei, una zona de salinas secas, donde permanece intacto y fantasmagórico un bosque de árboles secos, Deadvlei. Esta es una de las imágenes más icónicas de este país y es que el lugar es realmente impactante: árboles muertos con formas espectrales y sus fotogénicas sombras, enormes dunas de arena rojiza y el suelo blanco agrietado del salar, y algún que otro oryx, habitando donde parece que la vida no es posible. 

Después, ya de regreso, nos adentraremos en el cañón de Sesriem, donde verticales paredes se precipitan al vacío creando una garganta de roca, que ofrece sombra, refugio y en ocasiones agua, a las especies animales de la zona.

Pasaremos otra noche en este mágico lugar, bajo uno de los cielos más estrellados del planeta. Namibia es mundialmente conocido por la calidad y la claridad de sus cielos. Su nula contaminación tanto ambiental como lumínica, dejan al descubierto cielo de miles de astros.

Poco a poco, nos encaminaremos al norte, recorriendo carreteras de tierra y atravesando paisajes solitarios, llegaremos a la gasolinera más famosa del país: Solitaire.

Esta área de servicio que cuenta con gasolinera, tienda, bar, oficina de correos y situada junto a una pequeña capilla, fue hasta hace pocos años el último lugar en el que repostar combustible dirección al sur del país. El lugar es de película, y las carcasas de coches abandonados y antiguos, parecen decorar este asentamiento perdido del sur de Namibia.

Este lugar se ha hecho famoso por tener (casi sin tener nada) los mejores pastelitos de manzana, que son ¡una auténtica delicia!

Seguiremos la marcha, atravesaremos zonas áridas montañosas y, a través de la carretera que busca la costa de este país y sus vibrantes ciudades de Walvis Bay y Swakopmund, nos meteremos de lleno en una franja de desierto cada vez más plano y más seco. El paisaje es de una infinidad sobrecogedora.

Al final de este trayecto llegaremos, ahora sí, a la costa de Namibia. Aquí las dunas besan el mar, y aquí empieza la llamada Costa de los Esqueletos. Esta franja de litoral, está repleta de barcos hundidos y abandonados en infinitas playas.

Siguiendo la línea de la costa salvaje, hacia el norte del país, podremos ver con nuestros propios ojos uno de estos barcos, que hace años quedó aquí varado. En el litoral de Namibia, el clima es totalmente diferente y se crean en muchas ocasiones fuertes vientos y densas nieblas, que hacen que las embarcaciones se pierdan y naufraguen o choquen contra las costas. De ahí la gran cantidad de barcos que salpican esta extensa franja de costa.

Y después, llegaremos a Cape Cross. Aquí habita una gran colonia de leones marinos que en ocasiones supera los 100.000 individuos. El lugar ofrece imágenes de vida salvaje a escasos metros. Un fuerte olor y un gran escándalo es lo primero que uno percibe al llegar al lugar. Después, miles y miles de leones marinos aparecen frente a nuestros ojos, pudiendo ver cómo se comportan y cómo viven: cómo luchan, cómo se aparean, cómo se buscan entre crías y madres, cómo salen a pescar… Un sitio que, pese al fuerte olor, invita a quedarse un rato observando y disfrutando de este espectáculo que la naturaleza nos ofrece. 

Otra vez tierra adentro, nos acercaremos poco a poco a la región de Damarland, una de las más despobladas de un país ya de por sí deshabitado. Esta región es quizá, la que mejor conserva la esencia de Namibia. La soledad nos acompañará en este trayecto. 

Llegaremos a nuestra siguiente parada, las montañas de granito de Spitzkoppe, con 700 millones de años y su pico más alto de 1700 metros de altura, ofrecen formas inverosímiles y pintorescas. Aquí, podremos caminar a través de las rocas, buscando sus lugares más bellos, como el arco de piedra, al que le llaman “El puente” desde donde los atardeceres son una delicia y las vistas excepcionales.

Podremos realizar una caminata para conocer algunas de las pinturas rupestres del lugar, que nos mostrarán sobre la vida de los bosquimanos que habitaban estas tierras y que todavía habitan en zonas remotas: los San, un pueblo cazador y recolector que ha dejado grabado en piedras su día a día. 

Rumbo al norte, ya en plena región de Damarland, iremos dirección Twyfelfontein. Nos encontramos en la región más remota de este país ya solitario de por sí. Una zona árida que pese a sus apariencias, está repleta de vida salvaje acostumbrada a estos climas semidesérticos donde el agua es un bien tan necesario como escaso.

Pasaremos la noche en un lugar en mitad de un paisaje de silencio y belleza, en mitad de la naturaleza más pura, frente a la sabana africana y sus colores cambiantes por el Sol.

¡Una de las experiencias más bonitas e intensas siempre es salir en busca de animales salvajes!

En esta ocasión, recorreremos las zonas desérticas de la región de Kunene, famosa por su gran concentración de petroglifos, pero además donde muchos animales se han adaptado a vivir en condiciones extremas. Por ejemplo, aquí hay poblaciones de elefantes que han aprendido a cavar agujeros en el cauce seco de ríos para obtener agua, que caminan de noche para soportar mejor el calor y que conservan un mapa de las fuentes naturales del lugar, por muy alejadas que estén unas de otras. Elefantes que se pueden ver en ocasiones caminar a través de las dunas. Habitan aquí otros animales como jirafas, antílopes, incluso rinocerontes y leones, aunque más difíciles de ver. Todas estas especies han desarrollado comportamientos únicos para poder adaptarse a este paisaje tan hostil. Este primer safari nos adentrará en una zona totalmente árida, en busca de estos animales habituados a las condiciones del entorno, y a través de horizontes remotos.

Al finalizar, seguiremos rumbo al norte, ya en dirección al parque Nacional de Etosha y haremos noche en mitad de la pureza Namibia.

Amaneceremos temprano y saldremos en dirección al inmenso Parque Nacional de Etosha. 

De camino, conoceremos y nos acercaremos a la cultura del pueblo Himba, perteneciente al grupo de los Herero. Esta etnia que habita las tierras del norte de Namibia y sur de Angola, de pastores seminómadas, son el único pueblo tradicional de esta parte del mundo que aún conserva su ancestral cultura y forma de vida, ligada al entorno y a la naturaleza. Este pueblo le da gran importancia a la belleza y visten con retales de pieles de animales. Sus mujeres lucen peinados hechos de barro mezclado con manteca animal, muy característicos y llenos de simbolismo. Su piel también la cubren con esta composición, para protegerse del Sol y las duras condiciones climatológicas, en estos lugares tan extremos por el calor.

Ya estaremos cerca del acceso al Parque Nacional de Etosha, el lugar salvaje de Namibia más importante por la gran cantidad de fauna que habita en este paisaje sin fin. Nada más entrar, empezarán a aparecer animales a nuestro paso y conoceremos más sobre especies y los hábitos de cada una de ellas. Se trata del mejor lugar del país para poder contemplar grandes felinos y grandes manadas de animales.

Dormiremos dentro de este espacio protegido del sur de África y de renombre mundial.

Etosha, que significa “Gran lugar blanco” por la inmensa llanura salar que posee en su interior, es uno de los parques nacionales más grandes del mundo. Con más de 22.000 km2 (prácticamente como toda la Comunidad Valenciana), Etosha es una inmensa llanura salpicada de pequeñas colinas en un edén repleto de vida salvaje. Gran diversidad de antílopes, jirafas, manadas enormes de elefantes, uno de los mejores lugares del mundo para lograr ver rinocerontes, tanto blancos como negros, y un lugar ideal para conseguir avistar grandes felinos: leones, leopardos y guepardos.

Recorrer Etosha, es recorrer cientos y cientos de kilómetros de pistas de tierra, que dejarán al descubierto paisajes impresionantes y donde nos irán sorprendiendo a su paso diferentes especies de animales. Será lo más parecido a estar viviendo dentro de un auténtico documental.

Iremos aprendiendo a diferenciar las diferentes especies y sobre sus comportamientos. Esta noche la pasaremos, de nuevo, dentro del Parque Nacional. 

Realizaremos un safari completo por este inmenso territorio repleto de vida salvaje. Buscaremos escenas de vida salvaje alrededor de sus charcas, con suerte avistaremos grandes manadas de elefantes, rinocerontes, felinos como los leopardos, los guepardos y los leones, incluso hienas. La fauna en esta inmensa llanura es abundante y muy variada. 

Saldremos a primera hora rumbo al Sur, hacia el parque nacional de Waterberg, una imponente meseta boscosa en la que habitan desde búfalos, kudus, gacelas y rinocerontes a felinos como los leopardos, aunque dificiles de observar aquí.

Por la tarde realizaremos un trekking ( de unas 3 horas), pues esta zona es muy famosa para ello. Iremos en busca de las mejores vistas del lugar para ser testigos, una vez más, de la inmensidad de los paisajes de Namibia. Con suerte, podremos avistar algunos animales, que empezarán a despertarse, en las horas más frescas del día. Pero hoy el protagonismo será indudablemente para los paisajes de esta parte del país. Para la panorámica hacia los horizontes sin fin y sus bosques.

Desde el punto más alto de la meseta las vistas sobre la llanura del Kalahari son de esas que no se olvidan.

Una vez finalizada la caminata, regresaremos al campamento.

Alrededor del fuego podremos pasar la última noche de esta gran aventura.

Saliendo del parque nacional de Waterberg pondremos rumbo a la capital. Nos encaminaremos ya de nuevo hacia la civilización, hacia Windhoek.

Visitaremos el mercado de artesanía, el lugar ideal para poder comprar un recuerdo o un regalo, y comeremos en el centro de la ciudad.

 

Último día de esta gran aventura. Después de un buen descanso y desayuno, nos dirigiremos hacia el aeropuerto con la mochila cargada de recuerdos y experiencias inolvidables..

Fin del viaje / Llegada a casa

Stock

PLAZAS AGOTADAS

Para asegurar tu plaza, debes abonar el depósito

350€

Sin existencias

Detalles del viaje

Otras fechas disponibles

Ubicación

¿Tienes Alguna Pregunta?

Ponte en contacto con nosotros y te responderemos lo antes posible.

¿Qué está incluido?

  • Alojamiento toda la ruta en zonas de acampada situadas estratégicamente habilitadas con baños y agua caliente.
  • Noche en una guest-house en Swakopmund.
  • Pensión completa toda la ruta (excepto ciudades: Windhoek y Swakopmund)
  • Material de camping: tienda, mesas, sillas, almohada, camilla/colchón (excepto saco de dormir)
  • Vehículo privado 4×4 y gastos derivados (permisos, combustible)
  • Conductor / guía toda la ruta y sus gastos
  • Guía de habla hispana
  • Traslados aeropuerto llegada y regreso (cuando los vuelos elegidos sean los recomendados por la agencia).
  • Entradas y permisos a parques nacionales y reservas: Desierto del Namib, Cape Cross, Spitzkoppe, reserva de Twyfelfontien, Parque Nacional de Etosha, Parque nacional de Waterberg.
  • Caminata en Kalahari (1-2h)
  • Visita y permiso a las dunas del Sossusvlei (entre ellas la gran duna 45) Deadvlei y cañón de Sesriem.
  • Parada en Solitaire.
  • Visita y permiso a Cape Cross y su colonia de leones marinos.
  • Visita y permiso a Spitzkoppe y caminata por la zona al atardecer.
  • Visita y permiso a Twyfelfontien
  • Safari de avistamiento de animales habituados a las condiciones del desierto: elefantes, jirafas… 
  • Actividad para conocer la cultura Himba
  • 2 días de safari en el parque nacional de Etosha.
  • Trekking en parque nacional de Waterberg (3 horas aproximadamente)
  • Visita a Windhoek
  • Seguro básico médico y de viaje para ciudadanos y/o residentes Españoles (si tu situación es otra, consúltanos)
  • Gastos de gestión y diseño de ruta
  • Licencias / Seguros de la agencia
  • Asesoramiento antes y durante el viaje
  • Grupo de Telegram del grupo previo al viaje para resolver duda

¿Qué no está incluido?

  • Vuelos internacionales 
  • Bebidas
  • Dietas no mencionadas
  • Propinas a guía, conductor y personal (La propina en este país es algo que se da por hecho siempre que el servicio haya sido bueno, es cultural)
  • Gastos extras que surjan por haber elegido una combinación distinta de vuelos a la recomendada por la agencia.
  • Cualquier aspecto no mencionado en el apartado “Qué está incluido”

PREVISIÓN DE GASTOS EN DESTINO – 150€

La previsión de gastos en destino hace referencia a dietas y bebidas no especificadas en el apartado «qué incluye». No se contemplan gastos previos al viaje ni los derivados en el destino: propinas, cafés, bebidas alcohólicas, actividades no especificadas, peticiones especiales, souvenirs…

SUPLEMENTO HAB. INDIVIDUAL

NO DISPONEMOS DE ESTA OPCIÓN. Fomentamos el poder compartir con todo el grupo. Si no estás dispuestx a ello, la filosofía de Huellas Nómadas no encaja con lo que buscas.

Información Adicional

Galería

Otras fechas